TERAPIA HIGIENISTA

CUERPO – MENTE – ALMA

En primer lugar, hagamos una breve introducción sobre lo que significa “Higienismo”: es un sistema cuyo propósito es aplicar las leyes que gobiernan la salud con el objeto de mantenerla o restaurarla. El higienismo te enseña a respetar las leyes de la naturaleza para tener una vida más saludable. Llevar una vida sana es la única forma segura para prevenir la enfermedad. El Higienismo considera que la enfermedad es producto de la intoxicación del organismo debido en mayor medida a la mala alimentación, pensamientos irracionales, emociones mal canalizadas, hacer un trabajo que no te llena, etc. Una nutrición adecuada, junto con el descanso del organismo a través del ayuno, constituyen medios precisos para revertir cualquier tipo de enfermedad. Para el higienismo no existen las enfermedades, sino una única enfermedad, la TOXEMIA. La enfermedad es simplemente un organismo intoxicado, enervado, alterado, el cual no puede llevar a cabo las funciones de eliminación de toxinas por falta de energía, por lo tanto, aparece la enfermedad para sanarnos, no para destruirnos. La enfermedad nunca hay que combatirla, hay que escucharla y tratarla con amor, pues tiene un mensaje que darnos, es una señal de tu organismo diciendo que algo estás haciendo mal en tu camino de vida. Así que en cuanto entiendes el mensaje, aprendes la lección, haces cambios en tu vida y empiezas a darle a tus células alimentos nutritivos, la enfermedad ya habrá hecho su función y desaparecerá.

De aquí deriva mi Terapia Higienista CUERPO – MENTE – ALMA, la cual consiste en dejar nuestro cuerpo totalmente libre de tóxicos (con tóxicos nos referimos a medicamentos, alimentos nocivos, estrés, etc.) a la vez que nos alimentamos con alimentos saludables para que la energía que habita y fluye en nosotros pueda hacer el proceso de sanación. Es muy importante destacar que la sanación no está fuera de nosotros, el ser humano ya viene al mundo con este don innato; nuestra energía es la que nos sana, y para que este proceso se pueda dar hay que dejar de darle alimentos tóxicos a nuestro cuerpo, entre otras cosas. Se darán cuenta con esta terapia que muchos de los alimentos que estaban comiendo y que pensaban que eran saludables, no lo son. Lo primero que hay que hacer es enseñar al paciente a alimentarse de manera correcta y saludable para que pueda ir aumentando su energía vital y pueda obtener más claridad y lucidez a la hora de gestionar sus pensamientos, creencias, emociones y poder así llegar a conectar con el propósito de su alma o misión de vida. Somos antenas, canales de energía, y cuanto más limpio tengamos este canal más y mejor podremos conectar con nuestro Ser interior.

Otra cosa importante a destacar es la influencia que tiene la correcta combinación de los alimentos a la hora de obtener más energía, pues se habrán dado cuenta de que cuando comen demasiados alimentos distintos en una misma comida (y en exceso) lo que les sucede a continuación es que se sentirán más cansados, agotados, con falta de energía y necesitarán echarse a dormir porque gastaron toda la energía biodisponible en la pésima digestión, y después nos encontramos con la constipación, el estreñimiento, las alergias, el sobrepeso, la gastritis crónica, y un largo etc. En cuanto se combinan de manera correcta los alimentos la persona experimenta una sensación de bienestar que nunca antes experimentó, ya que se permite un ahorro de la energía que tendrá disponible para otras áreas en su vida.

Con esta terapia aprenderás a valorar más tu propio cuerpo, entendiendo que es tu propio  vehículo, es tu propio templo, y cuanto más cuidado tengas de él más calidad de vida tendrás. No podemos pedir SALUD si no nos hacemos responsables al 100% de lo que ingerimos cada día, de lo que pensamos, de lo que sentimos y de lo que hacemos. Alimento, pensamiento, emoción y acción tienen que ir siempre de la mano, sino la energía se estanca y nos enfermamos para que podamos hacer esta corrección.

Enfermedades como la fibromialgia, endometriosis, estreñimiento crónico, bronquitis, asma, acné, dolores articulares y musculares, dolores menstruales, constipación, migraña, sarpullidos en la piel, diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares, hígado graso, cirrosis, insuficiencia renal, mareos, cansancio crónico, úlceras, gastritis, hipotiroidismo/hipertiroidismo, etc., experimentan una gran mejoría en poco tiempo.

Éste es el secreto de la salud, cuidar nuestro cuerpo a través de una alimentación saludable basada en frutas y verduras en su estado natural sin alterar, cuidar nuestra mente a través de reprogramación de pensamientos positivos aceptando la vida tal y como es sin poner resistencia a las situaciones que vivimos y que tanto aprendizaje nos dejan, y cuidar nuestra alma conectándonos con nuestro propósito de vida.

En la primera sesión de la terapia lo primero que hacemos es una entrevista personal al paciente para valorar su estado de salud actual e indagar en las patologías que ha sufrido en el pasado, seguidamente enseñamos a la persona a que aprenda a alimentarse de manera correcta, comer cuando hay hambre real y no por apetito o aburrimiento o para tapar emociones que no quiere sentir, cuáles alimentos va a consumir y cuáles no, cómo combinar de manera correcta dichos alimentos que va a consumir, enseñamos a detectar cuándo aparece el hambre real y cuándo el hambre falsa. También hacemos hincapié en la importancia de otras pautas higienistas como son el tomar el sol diariamente, respirar aire puro, hacer ejercicios de movimiento siempre que la persona no esté en una crisis de desintoxicación, beber agua fuera de las comidas y dormir al menos 8 horas diarias. Todas las pautas higienistas tienen igual de importancia.

Durante las sesiones que vamos teniendo a lo largo de la terapia iremos detectando cuáles son las fugas de energía que tiene esa persona en su vida actual y cuáles son sus aportes de energía. Por fugas de energía entendemos todo aquello que actualmente está desgastando y restando energía al paciente (personas, situaciones, pensamientos, emociones, trabajo, familia, pareja, etc.) y por aportes de energía entendemos todo aquello que a la persona le hace bien, le llena y le nutre, pues no sólo el ser humano se nutre del alimento como tal, sino de muchas otras áreas. Una vez expuestas tanto las fugas como los aportes trazaremos soluciones para que el paciente pueda maximizar dichos aportes y reducir o eliminar dichas fugas, y así es como se obtendrá un excedente de energía vital. Si las fugas son mayores que los aportes, la persona terminará enfermando.

Conforme se va avanzando en el proceso, la persona experimentará un aumento de energía que le permitirá dilucidar mejor hacia dónde se dirige, hacia dónde quiere encauzar su camino de vida, y a esto le llamamos “conectar con el propósito de tu alma”. Podrán darse cuenta que muchas personas hoy en día están haciendo trabajos o se dedican a algo que realmente no les llena, y tarde o temprano el alma acabará enfermando y somatizando dicha enfermedad en el cuerpo físico. Es importante comprender que cuando conectan con el propósito de su alma y empiezan a dedicarse a aquello a lo que realmente han venido a hacer, entonces el fracaso no existe, la economía llega por sí sola y el universo conspira a su favor. Cuando la persona obtiene ese incremento de energía entonces se siente más capaz de tomar decisiones en su vida que antes no podía por falta de energía. También se experimenta una mayor confianza y seguridad en sí mismo.

Los beneficios que experimentarás con dicha terapia son los siguientes: desintoxicarás tu organismo permitiendo una regeneración celular de todos tus órganos, glándulas y tejidos; retrasarás el envejecimiento celular obteniendo una mejor apariencia física; te liberarás del exceso de peso no deseado o incrementarás tu peso en el caso de los extremadamente delgados; mejorarás y potenciarás tu estado de salud a nivel global; tomarás conciencia para eliminar hábitos nocivos; aumentará tu autoestima, confianza y seguridad en ti mismo; tu sistema inmune se fortalecerá y ya no te enfermarás con tanta asiduidad; al aumentar tu energía vital tendrás más claridad y lucidez mental; tendrás mayor capacidad para sobrellevar el estrés; superarás el cansancio crónico, el agotamiento y la apatía; sanarás tus trastornos digestivos incrementándose una mayor absorción de los nutrientes; y aprenderás a mantener un plan personalizado de mantenimiento.

LA SALUD NO LO ES TODO, PERO SIN ELLA TODO SE CONVIERTE EN NADA

Método

– Dos sesiones a la semana de 45 minutos cada una por SKYPE o ZOOM. En total 8 ó 9 sesiones en un mes. Incluye gran cantidad de información en forma de lectura para que la persona amplíe sus conocimientos y los integre en su vida diaria después de cada sesión.

– La primera charla es gratuita para una primera toma de contacto con el paciente y poder valorar su estado de salud actual.

Precios

En los dos programas está incluida la terapia completa.

Las personas que usen una moneda diferente al euro serán informadas de manera personal sobre el precio correspondiente